Como en cualquier otra actividad emprendedora, poner un café o cafetería requiere de la cumplimentación de una serie de trámites tanto administrativos como personales. Y es que, a pesar de las posibles dificultades que puedan surgir por el camino, la determinación por hacer realidad este sueño no puede flaquear nunca. No lo dudes, tú también puedes emprender una cafeteria.

 

¿Donde se ubicará el establecimiento?

Segundo, dado que una cafetería requiere evidentemente de un espacio abierto al público, esto supone un paso adicional. Si no se dispone de local propio hay que alquilar o comprar uno. Si ya se cuenta con un espacio, hay que solicitar al ayuntamiento local un Permiso de uso de Suelo y un Aviso de declaración de apertura (las denominaciones de estos trámites pueden variar).

¿Que tipo de cafetería abrirás?

Tercero y último, cumplimentados todos los pasos burocráticos referentes al negocio en general, es el momento de entrar en los detalles del negocio. Por ejemplo, el mobiliario para cafeterías, maquinaria necesaria, el tipo de negocio y servicios. Si se va dispensar bebidas alcohólicas deberá solicitarse la licencia correspondiente.

Por supuesto, al ser un establecimiento relacionado con la alimentación hay que notificar su apertura a la Secretaría de Salud.